A train traveling through a small town.

Premio RWJF Cultura de la Salud 2020-2021

Trabajar juntos en Rocky Mount brinda oportunidades para todos.


 

Una línea del ferrocarril divide Rocky Mount, N.C., literalmente partiendo en dos la vía principal de la ciudad. La vía férrea es una línea divisoria creada en 1871, entre el condado de Edgecombe al Este y el condado Nash County al Oeste.

Hoy, los habitantes de Rocky Mount, ubicada a 58 milas al Este de Raleigh, N.C., laboran para mejorar el acceso a oportunidades y equidad en ambos lados de la ciudad. La meta: Hacer que la vía férrea sea más una “cremallera que une a ambos condados” en lugar de una línea divisoria, dijo Ron Green, director del Boys and Girls Club de la región de Tar River.

Líderes de todas las edades han iniciado un periplo para revertir generaciones de desinversión y racismo que han llevado a pobreza endémica en el condado Edgecombe, al tiempo que el condado Nash ha prosperado. Buscan derribar obstáculos que lleven a la buena salud expandiendo oportunidades económicas, creando riqueza comunitaria e incrementando el acceso a vivienda a bajo costo.

Por toda la ciudad se ven avisos con la palabra “Imagine” (“Imagina” en inglés) colgados en ventanas de tiendas vacías. Y cada vez, más y más gente está imaginando. En el costado Este de la línea del ferrocarril, un estacionamiento vacío se convertirá en la sede de un complejo residencial de 50 unidades de bajo costo. Nuevas tiendas y restaurantes han abierto sus puertas en un sitio aledaño al centro deportivo juvenil Rocky Mount Event Center cuyo costo ascendió a los $48 millones y que está conectado a un nuevo centro de salud aprobado por el gobierno federal y operado por la firma Opportunities Industrialization Center (OIC) of Rocky Mount.

Estas son señales de profundo cambio en la manera en que el poder está siendo repartido en esta ciudad de 54.000 habitantes, la ciudad natal del pianista de jazz Theolonius Monk y la leyenda del boxeo Sugar Ray Leonard. Cuando el gobierno local comenzó a planear la construcción en torno al nuevo centro de eventos especiales, los residentes de vecindarios adyacentes no sólo pidieron ser participantes del proceso. De hecho, lo exigieron.

Boys and Girls Club of Tar River, headed by Ron Green. Rocky Mount, NC. September 23, 2021 (Photo by Samantha Appleton)

In the face of historical challenges, the people of Rocky Mount, N.C., are embarking on a journey to address structural racism and racial equity as key drivers of health. This rural town of 54,000 is working to make the city’s power structure more inclusive, encourage collaboration between generations and racial groups, and address the root causes of racism. Residents are taking an expansive view of health and fostering connections around such critical issues as affordable housing, workforce development and wealth building, and access to healthy foods.

Rocky Mount, North Carolina

Una comunidad que cambia de poder con respecto a las desigualdades en salud, vivienda, educación, empleo y oportunidades.
Mary Warren, de 76 años, en el pórtico de su casa en Rocky Mount, insta a sus vecinos a convertirse en una fuerza de cambio en la comunidad.
Un estacionamiento vacío en Rocky Mount pronto será un complejo de viviendas asequibles, y hace parte de una iniciativa para revivir el centro de la ciudad y generar riqueza comunitaria.
El Opportunities Industrialization Center (OIC) de Rocky Mount ofrece una clase de carpintería para capacitar a una nueva fuerza laboral de jóvenes constructores.

“Tuvimos que volcar la mesa y golpearla, diciendo que no se puede hacer un estudio de nuestro vecindario sin nuestras voces”, dijo Sue Perry Cole, antigua residente local y presidenta de la North Carolina Association of Community Development Corporations. Y muchos escucharon. El resultado: un compromiso de la ciudad de un desarrollo equitativo y la creación de mejores oportunidades de vivienda en el corredor al Este de la vía férrea.

“Usamos nuestras voces de manera estratégica”, dijo Cole.

El reverendo Richard Joyner, miembro del Concejo de Rocky Mount, describió a Rocky Mount experimentando “verdadero y consciente despertar”.

Rocky Mount insta ahora la participación a través de asociaciones de vecinos y la Academia Comunitaria, que brinda capacitación y apoyo para el liderazgo.

“Antes, la gente venía al vecindario para decirnos lo qué necesitábamos”, dijo Tamisha Patterson, presidenta de la Asociación de Vecinos de South East Rocky Mount. “Hoy, estamos todos unidos y dispuestos a trabajar para generar cambio”.

La gente está hambrienta de la oportunidad de hablar sobre sus propias necesidades y deseos y sueños. Es posible que necesiten un poco de apoyo para hacerlo, pero tienen ideas, sueños y quieren un cambio. Lo quieren ahora.

Sue Perry Cole, presidenta, North Carolina Association of Community Development Corporations

Esta ciudad, ubicada en la rivera del Tar River, vivió tiempos de prosperidad a principios de la década de 1900, impulsada por el trabajo ferroviario y los trabajos en el procesamiento de tabaco y textiles. En la década de 1960, una caída constante en esas industrias clave provocó un vaciado del centro de la ciudad.

Creando una Cultura de Salud, los socios comunitarios están haciendo la conexión entre trabajos de calidad, viviendas asequibles, desarrollo económico y equidad racial. La ciudad está proporcionando fondos iniciales para que las comunidades identifiquen casas para su renovación y está creando un sistema para que esos fondos se canalicen de regreso a los vecindarios.

“La salud es la suma de todas nuestras experiencias de vida”, dijo Reuben Blackwell, miembro del Concejo de la ciudad y presidente de OIC, que ofrece servicios educativos, capacitación laboral, soporte conductual, y atención médica de primera mano.

Rocky Mount ha comenzado también a hacer frente a la inequidad racial como obstáculo a la buena salud. En 2017, tras los disturbios en Charlottesville, Va., la Comisión de Derechos Humanos sostuvo una serie de diálogos comunitarios sobre raza e historia en Rocky Mount, lo que llevó a un debate sobre la eliminación de una estatua confederada del histórico Battle Park. Después de la muerte de George Floyd en 2020 y una protesta pacífica en el sitio del monumento, el Concejo local inmediatamente tomó medidas para su remoción.

Los residentes de Rocky Mount están cambiando la manera en que se hacen las cosas y se muestran optimistas ante el futuro. “Por mucho tiempo no teníamos nada qué esperar”, dijo Cole. “Pero tenemos esperanzas en este momento”.

A young girl tending plants in a greenhouse.

Premio Cultura de la Salud de RWJF

El Premio Cultura de la Salud honra y eleva a las comunidades estadounidenses que trabajan al frente del avance de la salud, las oportunidades y la equidad para todos.